No respires hasta que no termines

Juan Mateo

Está demostrado que hacer las cosas rápido no alarga la vida.

La productividad mal entendida cree que todo es cuestión de tiempo. Cuantas más horas dediques a la actividad, mejor.  Si en vez de estar ocho horas inmerso en la labor, estuvieras diez, mayor rendimiento y un resultado final más exuberante.  Y si las haces rápido, mejor.  Evidentemente no es así.

El rendimiento no se mide con un reloj en la mano y está demostrado que hacer las cosas de forma veloz no significa ni que las hagas mejor ni que la vida se alargue.  La productividad está vinculada con la calidad de las horas, no con su cantidad.  Para que aumente la calidad del tiempo de trabajo es necesaria la participación del descanso.  Casi siempre descansar o desconectar de la tarea es la forma más eficaz para volver a ella con energía renovada.  En deportistas de élite el descanso cobra tanta importancia como el entrenamiento.  El cerebro trabaja plenamente durante la primera hora y media, pero luego su rendimiento cae vertiginosamente.  La concentración se pierde a partir de ese momento y uno se dispersa con facilidad.  A partir de la tercera hora, el cerebro no vuelve a alcanzar la cima creativa que coronó al principio.  Desiste.

Normalmente suele ocurrir que, cuando uno tiene un horario concreto que no puede driblar, dosifica su energía según las horas que tenga por delante.  De este modo, rara vez trabaja a pleno rendimiento a sabiendas de que necesita hacer acopio de reservas que le permitan acabar la larga jornada sin bordear la extenuación.  Esta estratagema puede ser válida en tareas manuales, pero es un desastre en las intelectuales.  Utilizar este tópico tiene connotaciones más cercanas a la esclavitud que a la productividad.  Hay más afán de demostrar quién manda que de acabar una tarea.

Permítanme concluir con una anécdota de un joven alumno de ESO frente a una pregunta del profesor:

– Dime rápidamente -le dice el profesor-, ¿cuál es el resultado de multiplicar 284 por 567?

El chico vacila unos instantes y el profesor le commina nervioso:

– ¡Vamos, rápido!

El chico contesta:

– ¡Dos!

– ¿Cómo que dos? -le pregunta atónito el profesor-

El chico lo mira fijamente y matiza:

– Usted qué quiere, ¿rapidez o exactitud?

Juan Mateo

Juan Mateo

ACTIVIDAD ACADÉMICA

  • • Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales (UCM-CEU)..
  • • Co-director junto a Roger Fischer del curso “Técnicas de negociación”, en el Real Colegio Complutense de la Universidad de Harvard.
  • • Director del Instituto Superior de negociación de la Universidad Francisco de Vitoria.
  • • Profesor Titular del CIFF (Universidad de Alcalá de Henares).
Leer más

ACTIVIDAD LABORAL

  • • Arthur Andersen: Senior Manager.
  • • Coopers&Lybrand: Socio.
  • • Ernst & Young: Socio-Director.
  • • “La Factoría de Cine Empresarial”: Presidente y fundador.
  • • Socio Fundador de LOGRA junto a Álex Rovira y Mario Alonso Puig.

ACTIVIDAD PROFESIONAL

  • Impartición de seminarios, conferencias y cursos sobre “Negociación” en España, Argentina, Colombia, Venezuela, México, Panamá, EE UU, Suiza, Portugal e Inglaterra.

PUBLICACIONES

  • • “Liderazgo”, junto a Jorge Valdano.
  • • “Relatos del Deporte”.
  • • “Liderar en Tiempos Difíciles”.
  • • “Cuentos que mi jefe nunca me contó” (Más de 200.000 ejemplares. Ediciones en Inglaterra, México, Portugal y China).
  • • “El trabajo dignifica…y cien mentiras más”.
  • • “El argumento”.

Artículos relacionados...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *