Papá, he pensado que quiero ser… fontanero

Sebastián Barroso

Probablemente ante esta decisión de alguno de nuestros hijos, nuestra primera reacción será la de intentar persuadirle de que abandone la idea de “tirar por la borda” su futuro profesional. Para nuestro hijo supondrá una frustración definitiva, pero nosotros lo veremos como una “locura pasajera” que no podríamos haber consentido. Estamos inmersos en una sociedad en la que se prima estudiar una carrera universitaria por encima de cualquier cosa, incluso de ser un buen empresario o un buen profesional de cualquier oficio.

¿Está ligado el éxito profesional a los estudios universitarios? ¿Está ligado al crecimiento económico personal? ¿Se realizan más las personas que estudian que las que aprenden?

Precisamente una de las medidas más interesantes de la nueva LOMCE (Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa) es la valoración, por parte del personal educativo, de la idoneidad de que un determinado alumno continúe sus estudios a través de la Formación Profesional, en vez de ingresar en la Universidad. A mi modo de entender esta medida constituye un respaldo para que se vuelvan a poner en valor los oficios, desde un punto de vista respetuoso y no peyorativo.

Una de las características más interesantes y que deberíamos trasladar a las profesiones más intelectuales (abogados, arquitectos, ingenieros, etc.) es la de la relación Maestro-Aprendiz que tanto marca en los oficios; no creo que un recién licenciado en derecho o, más común, un recién titulado arquitecto esté en condiciones de abrir su propio despacho profesional (aunque legalmente pueda hacerlo). Los oficios requieren un aprendizaje, con un maestro, como algo inexorable a su formación. Algo similar a los residentes en el sector sanitario que ayudan a formarte como profesional en activo, algo alejado de la idiosincrasia de la universidad.

Esta crisis que tanto daño nos ha hecho a todos, ha dejado algunas cosas buenas. Conozco algunos casos de licenciados que en vista de la falta de trabajo han reconducido sus carreras formándose en algún oficio y encontrando una realización que nunca hubieran imaginado dirigiendo un despacho o trabajando en un banco. Es necesario que se vuelvan a prestigiar los oficios desde la máxima de que constituyen un buen refugio ante las crisis, son necesarios para la actividad productiva y constituyen la base de generación de empleo.

Sebastián Barroso

Sebastián Barroso

Arquitecto - Emprendedor - Experto en Project Management

Socio de AUNA Construcción y Facility Services

Project Management Professional certificado por el PMI.

Experto en Dirección de Proyectos por el Instituto de Estudios Cajasol.

Fundador de la Asociación de Project Managers de Andalucía.

Formador de distintas áreas de Project Management en la Cámara de Comercio de Córdoba, Instituto Cajasol o la Fundación Andalucía Emprende.

Artículos relacionados...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *