¿Cómo te ayuda el Big Data a cazar talentos en tu empresa?

rahaf_2Rahaf Harfoush es Digital Foresight Strategist y autora de best sellers (como Yes we Did, sobre cómo llegó Obama en 2008 a triunfar en Social media), experta en el uso del Big Data.

Ésta investigadora nata tiene una profunda pasión por la exploración de cómo la tecnología está afectando a nuestra forma de comunicarnos, jugar y, en definitiva de “estar” en el mundo. Es fundadora de Red Thread, un Think tank y agencia de proyectos especiales, que proporciona a los clientes una investigación en profundidad para comprender las tendencias emergentes, oportunidades estratégicas, etc.

Tuvimos el placer de asistir a su conferencia sobre Big Data y el uso de las nuevas tecnologías en las estrategias empresariales.
Esto fué lo que se trató con ella en la rueda de prensa.

En Decoded Company nos insta a conocer nuestro talento mejor de lo que conocemos a nuestros clientes. ¿Cómo se hace eso?

Los datos han sido usados (y lo siguen siendo) para captar clientes. En Decoded Company le damos la vuelta a este concepto:
Se trata de usar todas las herramientas analíticas y todos los esfuerzos que realizas en captar clientes, para mirar dentro de la compañía en busca del talento propio.

¿Puede explicarnos mejor el proyecto?

Decoded Company se basa en dos años de investigación que hicimos a nivel mundial, hablando con  todas las empresas que ya estaban utilizando los datos no solo de manera externa, para crear clientes, sino de manera interna para poder construir una cultura empresarial más efectiva. La idea que sacamos a colación es que existe una gran crisis de talento a nivel global y las empresas que tienen que competir deben atraer y retener a los mejores para sus equipos. Estuvimos  desarrollando un modelo para ver cómo las empresas podían utilizar los datos para tomar decisiones mas informadas en torno a los RRHH y obtener así mejores métricas de rendimiento.

El libro es una guía para todo el mundo. Ya seas una empresa que estás empezando o una organización enorme, alguien muy técnico o alguien que no sabe qué es el Big Data.
Creemos que saber usar los datos se ha convertido en algo muy importante para las empresas. Este libro es una una guía sobre esto, que cada empresa puede adaptar a sus particularidades.

En España aun hay muchas empresas que están intentando adaptarse al entorno digital. ¿Cómo es el paso de adaptarse a lo digital sin dejar de enfocar todas tus estrategias a tu público?

La estrategia es muy importante independientemente de cuál sea el tamaño de tu empresa y tendemos a pensar en lo digital como algo que no tiene que ver con nuestra estrategia. Yo creo que tienes que saber cuáles son tus objetivos como empresa, quiénes son tus clientes y donde están y cómo vas a venderles, según tus posibilidades. Tienes que pensar igual que antes pero sin olvidar acoplar esa planificación de siempre al universo digital.
Esto significa que puede existir una estrategia para una empresa de 3 personas y una totalmente diferente para 30.000 y pueden ser un éxito las dos.
El problema es que las empresas quieren hacerse con muchas herramientas sin planificar. Derrochan tiempo y dinero  en esas herramientas que no saben usar, o que en realidad no necesitan, miden sin saber qué están midiendo, por tener las herramientas sin una planificación previa. Con lo cual de lo que se trata es de tener una estrategia sólida, a partir de la cual empezaremos a adquirir herramientas y procesos según nuestras capacidades y necesidades

¿Crees que llegará un día en el que los usuarios se cansen de proporcionar sus datos y dejen de hacerlo?

Hay una cuestión muy importante. Tenemos multinacionales que por ejemplo tienen políticas de datos en lugar de consumidores informados.
En nuestra empresa hablamos de lo que se llaman prácticas éticas de datos, sobre todo  queremos proteger la información de las personas. Si tu empresa no es transparente ni mantiene a las personas informadas sobre por qué quieres sus datos y qué vas a hacer con ellos, tu política no es ética. Necesitamos políticas éticas. Si las empresas hacen algo, los consumidores tienen que ser informados.
Aparte de esto, los consumidores se están enfadando. Existen sudaderas con capucha con tecnología que bloquea los programas de reconocimiento facial, por poner un ejemplo y cada vez son más reacios a dejar sus datos.

Por un lado están las ganas de los consumidores de que se respete el uso de sus datos y por otro la decisión estratégica empresarial de tener políticas que sean éticas.

Nos gustaría hablar de la campaña Obama, ¿Cómo llegaste a trabajar dentro del equipo de comunicación para la campaña política que encumbró a Barack Obama en 2008?

Con mucha suerte. Trabajaba haciendo investigaciones ad hoc y entrevistamos a Chris Hughes, que en aquel momento era el director de la organización interna de la campaña de Obama. Le había hecho esta entrevista en cuestión y la verdad es que a partir de ese momento nos hicimos muy amigos.
Cuando empezó a moverse la campaña le llamé y le dije estás haciendo muchas cosas y no sé cómo lo haces. Me gustaría formar parte de eso,  ¿Puedo ir un fin de semana, solo para mirar y aprender? Él me contestó “Si vienes a trabajar, te vas a quedar hasta el final, porque necesitamos personas.” Una semana después me monté en el coche hacia Chicago, mi novio condujo todas esas horas, alquilamos un apartamento y me quedé con ellos hasta el final de la campaña.

El publicista de Obama, Jim Margolis sentenció en una conferencia que dio en Madrid el año pasado que “por mucha tecnología, datos, social media que uses, si no llevas un buen candidato, vas a acabar decepcionando” ¿Estás de acuerdo con eso?

Si, claro que estoy de acuerdo.  Creo que vivimos en una era de transparencia por lo que es muy difícil ser deshonesto. Es muy fácil encontrar la verdad. Con lo cual puedes tener la mejor campaña posible que si no eres una persona con valores, tus votantes lo van a saber (gracias a las nuevas tecnologías, los datos, las redes…) y no vas a obtener los votos que necesitas para poder ganar la campaña.

¿Ha cambiado el escenario desde 2008 en cuando al uso de las TIC?

Pongamos como ejemplo las dos campañas de Obama. En la campaña de 2008 se trataba de los medios sociales,  las tecnologías digitales, mientras que en el año 2012 se centró en Big Data y en descubrir cómo utilizar los datos para llegar a diferentes votantes en todos los segmentos  de la sociedad. Hay mucha información en la red. Estamos viendo esta situación en las próximas elecciones y esto está obligando a los candidatos a reexaminar la forma en la que se acercan a los votantes.

En 2008 bastaba con estar en RRSS, ahora ya no basta, todo el mundo está en RRSS. Hay que gestionar otras herramientas más válidas, como por ejemplo un contenido más atractivo.

 

 

 

 

Artículos relacionados...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *