Neurogénesis, ¿Crees que ya te lo sabes todo?

Silvia Leal

¿Aprendes cosas nuevas cada día? ¿O te lo sabes ya todo? Hazte la pregunta antes de seguir leyendo…

Las neuronas son las células básicas de nuestro cerebro y están especia­lizadas en la recepción y transmisión de información. Hasta hace pocos años se pensaba que una vez que el cerebro estuviera formado, estas ya no podrían regenerarse o reproducirse. Se pensaba que nacíamos con un determinado número de neuronas y que con el paso del tiempo las drogas o el alcohol, accidentes o enfermedades, podrían acelerar este fatídico proceso de muerte neuronal, con consecuencias devastadoras.

Frente a esta tradicional y prácticamente incuestionada corriente de opinión, Ramón y Cajal (premio Nobel de Medicina en 1906) vaticinó la regeneración neuronal hace ya más de un siglo. Este reconocido médico e investigador publicó numerosos artículos apoyando esta teoría que fueron resumidos en su obra: Estudios sobre la degeneración y regeneración del sistema nervioso. Lamentablemente, que se adelantase casi 100 años a su tiempo no permitió dar paso a su revolucionaria visión.

Sin embargo, investigaciones realizadas recientemente han demostrado esta regeneración, lo que se conoce como neurogénesis. Con estos des­cubrimientos se ha abierto una puerta de esperanza en el tratamiento de enfermedades como el Parkinson y el Alzheimer.

Son muchos los que acuden al trabajo buscando demostrar que son los mejores, pensando que ya no tienen nada que aprender. Para todos ellos, la orientación al aprendizaje implica la necesidad de un cambio de «software mental», lo que requiere un importante esfuerzo por su parte. Por ello, se preguntarán: ¿Por qué hacerlo? ¿Por qué tengo que esforzarme por aprender? ¿Para que la empresa gane más?

Si ponemos encima de la mesa el impacto que el aprendizaje tiene en cada uno de nosotros comprobaremos que somos los principales beneficiados de este cambio de chip. La última fase del aprendizaje favorece el proceso de neurogénesis, de regeneración neuronal. No podríamos encontrar una medicina más barata.

No quisiera terminar este apartado sin dedicar unas líneas al eje central del pensamiento de Sócrates: «conócete a ti mismo»; frase que tomó del frontispicio del templo del Oráculo de Delfos, recinto sagrado al que acudían los griegos para consultar a los dioses.

Es importante aprender cosas nuevas cada día: conocimientos téc­nicos, errores de fracasos, cómo hacer mejor las cosas, etc. Pero el mayor aprendizaje se hace desde la desestructuración de uno mismo (ruptura de viejos conocimientos, patrones, mecánicas, etc.) y la pos­terior reestructuración desde nuevas perspectivas. ¿Cuáles son mis debilidades? ¿Mis fortalezas? ¿Mis limitaciones? ¿Mis mecanismos automáticos? ¿Mis falsas percepciones? ¿Mis responsabilidades no asumidas? ¿Mis propias proyecciones en los demás?

Si de verdad quieres triunfar, no lo debes olvidar.

Silvia Leal

Silvia Leal

Doctora en Sociología, experta en e-liderazgo, transformación digital y energía innovadora. Asesora de la Comisión Europea, Mentora del Human Age Institute y Directora Académica del Programa en Dirección TIC & Innovación Digital del IE Business School. Colabora con el programa Emprende (Canal 24 horas y La 1 de RTVE) y la Agencia EFE donde tiene su propio blog (e-Renovarse o morir). Es además consultora y conferenciante y está reconocida como una de las diez expertas más influyentes de España.

Artículos relacionados...

1 Respuesta

  1. 21/07/2015

    […] Si quieres saber más, no te pierdas el artículo completo en Mas Movilidad: http://masmovilidad.com/2015/07/21/neurogenesis/ […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *