Entrevista a Pedro Ballesteros, Polycom.

La posibilidad de que las personas colaboren, trabajen juntas, es esencial en cualquier organización. Reuniones de proyecto. Reuniones de ventas. Reuniones de desarrollo de productos. Más allá de la empresa, reuniones de médicos con pacientes, reuniones de profesores con estudiantes, organismos gubernamentales que se reúnen para responder a las crisis y proporcionar servicios fundamentales a los ciudadanos, todo ello es más productivo cuando hay más colaboración.
Y a eso se dedica Polycom. La empresa que comenzó en 1990 con la visión de transformar un simple dispositivo, el teléfono de altavoz, en una herramienta de trabajo indispensable mediante el poder de nuestra tecnología, se ha convertido en un líder mundial en soluciones de colaboración que presta servicios a sectores y empresas de todos tamaños y formas…

Hemos entrevistado a Pedro Ballesteros, el Director General de Polycom en España y Portugal.

Buenas tardes, Pedro. Hablemos del uso de las tecnologías para facilitar el trabajo… Cada vez encontramos más artículos en medios españoles que relatan las maravillas del teletrabajo, pero parece ser que en España no ha calado este nuevo procedimiento, ¿Seguimos estando por detrás del resto de Europa en cuanto a innovación?

El trabajo flexible se ha convertido en una gran tendencia en los últimos años, y España está haciendo sus esfuerzos por adaptarse a esta nueva forma de trabajar. Cierto es que, si miramos las estadísticas, como por ejemplo este estudio de Virgin Media Business y la infografía de Polycom, el 35% de los españoles accedería a bajarse el sueldo por tener más flexibilidad en su puesto de trabajo. En países como en Reino Unido, el 24% de los trabajadores ya trabajan desde casa al menos una vez por semana. A nivel global, el 60% de los empleados que actualmente trabajan en oficinas, podrán hacerlo desde casa antes de 2022.

Actualmente países enteros están fallando en extraer todo el valor potencial de sus negocios y de sus empleados debido a prácticas laborales anticuadas. Las empresas son conscientes de los beneficios tangibles del trabajo flexible, incluyendo la reducción de costes, la mejora de la productividad, la toma de decisiones más rápida y eficiente, y ahora están empezando a recoger los frutos.

¿Cuál es la razón de que no nos lo terminemos de creer?

La filosofía de los nuevos espacios de trabajo está despertando el interés de los trabajadores, pero efectivamente son las empresas las que tienen que comenzar su camino hacia esa forma de trabajo, y ver los beneficios tangibles de implementarlo. En empresas como Polycom se motiva a los empleados de todo el mundo a trabajar desde casa varias veces por semana, y obviamente contamos con toda la tecnología necesaria para ello, y ésta está al alcance de cualquier empresa ya.

Como siempre, en España necesitamos comprobar que en otras economías esta metodología aporta ventajas empresariales para subirnos al carro. Y eso ya lo podemos ver. En España cada vez hay más empresas que tienen tecnología como la de Polycom para poder afrontar el teletrabajo, y poco a poco se va implementarlo esta tendencia, también porque las nuevas generaciones tienen muy interiorizado ya el poder trabajar desde cualquier sitio, y eso hará que las empresas se pongan las pilas en su implementación para no perder talento.

El Teletrabajo pasa obligatoriamente por el uso de la tecnología, ¿Es asequible para las pequeñas y medianas empresas?

Por supuesto que sí.
De hecho ya hay muchísimas pequeñas empresas y autónomos que trabajan de manera flexible y desde cualquier sitio. Para ello se puede comenzar haciendo uso de aquellas herramientas gratuitas que todos conocemos como usuarios y que nos permiten hacer video llamadas, compartir documentos, almacenarlos en la nube, etc.
Ese es un primer paso para ir comprobando los beneficios del teletrabajo y de empezar a diseñar el espacio de trabajo del futuro propio para cada empresa.
Sin embargo, si se va a implantar esta metodología en condiciones, se recomienda hacerlo con herramientas y tecnología profesional adecuada a cada necesidad de cada empresa. No hay que verlo como un gasto, sino como una inversión de la cual también se acabará viendo el retorno en productividad, efectividad, recorte de gastos, felicidad de los empleados, etc.

La mentalidad de los directivos debe cambiar, pero, ¿en qué debe cambiar la mentalidad de los trabajadores para que sea posible su implementación?

Para sacar el máximo beneficio de la política de trabajo flexible, tanto los directivos como los empleados tienen que estar preparados y concienciados. La conectividad es algo importante a tener en cuenta. Para poder contribuir a esta flexibilidad, los empleados necesitan tener acceso a todos los recursos compartidos. Esto puede ser mediante conexiones VPN o aplicaciones en la nube, pero es imprescindible confiar en dichas soluciones al cien por cien y que no vayan a fallarnos. Los empleados tienen también que saber a quién contactar en cada momento en el caso de que les falle la conexión a estos recursos en la nube, por ejemplo.

Las herramientas de comunicación efectivas son clave, por ello las empresas tienen que hacer que todos los empleados que trabajan desde otras localizaciones estén ‘juntos’ en el entorno online.  Tienen que ofrecerles herramientas de mensajería instantánea por los que compartir y comentar en el momento, así como tecnología de vídeo para simular una experiencia ‘de oficina’ pero sin estar todos en el mismo lugar físico. Los empleados deben acostumbrarse a trabajar desde cualquier sitio, compartir sus proyectos con compañeros de forma segura, sin saltarse la política de la empresa, a conectarse a reuniones por videoconferencia, etc.

En ambos casos es importante que cada parte se involucre y las políticas de flexibilidad sean claras. Los trabajadores españoles van siendo cada vez más capaces de adaptarse a trabajar por objetivos, y ese es el primer paso para avanzar en la flexibilidad laboral y en el uso del espacio de trabajo del futuro. Algunos tienen miedo de que no estar físicamente en la oficina les impida ver recompensado su esfuerzo y desempeño de labores, y por eso se niegan a trabajar desde casa, o desde cualquier sitio. No es así, los empleados deben ver esa posibilidad por parte de la empresa como una forma de confianza hacia ellos.

¿Qué ventajas trae la flexibilidad horaria para una empresa?

En Polycom hemos preguntado a muchas empresas por esa flexibilidad, no solo la horaria sino la física también, y todas las que lo han implementado hablan de cómo han visto recortados sus gastos, han confirmado que la productividad de los empleados ha aumentado y además éstos se han mostrado mucho más felices con la empresa. Gracias a este nuevo espacio de trabajo y la flexibilidad laboral los directivos encargados de tomar las decisiones confirman que los empleados trabajan mejor en equipo y son más productivos. Por su parte, los profesionales de Recursos Humanos también afirman que una de las mayores ventajas para ellos es poder acceder a más perfiles con talento independientemente de la localización, así como la posibilidad de facilitar nuevas fuentes de talento a la empresa.

¿Realmente se traduce en eficiencia?

Hay estudios que ya han confirmado cómo los empleados de las empresas de EMEA (Europa, Oriente Medio y África) son hasta un 39% más productivos cuando trabajan desde casa. Esto ofrece a los dueños de las empresas y a los directivos una visión más que positiva de la implementación del teletrabajo y de adecuar sus espacios de trabajo dentro y fuera de la empresa.

Negocios de cualquier tamaño ya son conscientes de este aumento de la eficiencia y productividad de sus empleados, que además para ellos también suponen ventajas como reducir gastos en viajes, o costes operativos. Una de las formas más efectivas para esto es reducir el número de empleados trabajando desde la oficina. La flexibilidad horaria o trabajar desde casa es, obviamente, la mejor solución para ello.

¿Todos los sectores pueden disfrutar de las TIC o algunos lo tienen más fácil que otros?

Teniendo en cuenta las numerosas soluciones y tecnologías con las que ya contamos, considero que todas las empresas de cualquier sector, desde las más grandes a las más modestas, pueden disfrutar ya de las TICs.

Por ejemplo, el sector de la educación se está viendo últimamente muy beneficiado por tecnología como la nuestra, gracias a la cual se potencia la formación a distancia, permitiendo asistir a clases sin tener que salir de casa, o de la oficina. En recursos humanos también se está avanzando muchísimo y es el sector que más está trabajando para la retención del talento gracias en parte también a posibilitar herramientas que permitan trabajar desde cualquier sitio.
El sector de la administración pública, por ejemplo, es otro de los grandes benefactores del avance tecnológico, viendo el retorno de la inversión en la reducción de costes en viajes o en la mejora de las comunicaciones entre las diferentes administraciones regionales y locales. A día de hoy todos los sectores pueden encontrar numerosas ventajas por hacer un uso adecuado y personalizado de las soluciones tecnológicas que el mercado ofrece.

Artículos relacionados...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *